CÓMO IDENTIFICAR LA ANSIEDAD Y EL ESTRÉS EN LOS PEQUES DURANTE LA CUARENTENA

Nuevamente nuestra compañera de equipo María del Carmen Álvarez, psicóloga de profesión, colabora con el siguiente artículo de interés que nos ayudará a identificar la ansiedad y el estrés en los más peques de casa durante esta época de confinamiento.

Los peques también están expuestos a que les afecte el confinamiento y la atmósfera de preocupación que se vive, pero ellos tienen otra forma de expresarlo. Por lo cual, es muy importante que los padres o los adultos a su cargo, aprendan a identificar los síntomas de ansiedad, de esta manera podrán ayudar a los peques a gestionar la ansiedad o el estrés.

LOS NIÑOS SON AHORA MÁS CONCIENTES DE LA FRAGILIDAD DEL MUNDO. ES FUNDAMENTAL INFORMARLES DE UNA FORMA BREVE, EFECTIVA Y ADECUADA PARA SU EDAD.

 

¿CÓMO PUEDEN LOS PADRES GESTIONAR LA ANSIEDAD Y EL ESTRÉS DE LOS PEQUES, SIN QUE SE CONVIERTA EN UNA TRAGEDIA DENTRO DEL HOGAR?

 

El temperamento de los niños varía, por lo tanto estos son bastante diferentes en su capacidad de enfrentar el estrés y los problemas diarios. Algunos niños son de trato fácil por naturaleza y se adaptan fácilmente a los acontecimientos y a las nuevas situaciones, a otros los cambios en sus vidas los desestabilizan. Todos los niños mejoran su capacidad de manejar el estrés si han tenido éxito al manejar desafíos anteriormente y si sienten que tienen la capacidad y el apoyo emocional de la familia y los amigos. Los niños que se sienten amados y apoyados generalmente les va bien. La edad y el desarrollo de un niño ayudará a determinar cuan estresante puede llegar a ser para ellos una situación determinada.

Los peques no conocen la palabra ansiedad, por lo cual es importante que estemos alerta si observamos algún síntoma: ellos la expresaran de diferentes formas:

Pueden sufrir algún síntoma físico; (dolor de cabeza, de barriguita); cambios de conducta, rechazo a ir a lugares que antes querían ir; intimidación en situaciones académicas o deportivas; miedo a que papá y mamá se mueran, no debemos restarle importancia porque para ellos todo es muy serio; dificultad para dormir, pueden aparecer pesadillas, personajes disfrazados, miedo a la oscuridad (enuresis nocturna, comenzar a chuparse el dedo) tartamudez o problemas en el habla, retroceso evolutivo, pueden aparecer comportamientos demasiado infantiles para la edad; puede aumentar o disminuir su apetito; llanto constante y sin motivo; presentar mal humor; volverse intolerantes o desobedientes; comportamientos disruptivos. En conclusión, los padres y adultos deben de estar pendientes de cualquier síntoma que aparezca en los peques fuera de lo normal, en general se trata de signos de alerta.

Estamos viviendo un momento inédito e idóneo para que los peques comiencen a sufrir ansiedad. Toda esta incertidumbre de salud, incertidumbre en la continuidad de la educación, el confinamiento obligatorio, que seguramente en algunas familias, las estén viviendo en condiciones más complicadas que en otras. Justamente la ansiedad es una emoción que se presenta a partir de la incertidumbre, cuando sentimos que no tenemos el control, es la consecuencia a partir del miedo:

¿Alguna vez han tenido enfrente un animal peligroso? ¿has sentido miedo a que te haga daño? esto genera muchos pensamientos ansiosos en cuestión de segundos (¿me morderá?, ¿será muy doloroso?, ¿llegaré al hospital?, ¿moriré?, ¿qué le pasará a mi familia si muero?. Pues aquí el COVID-19 sería el animal peligroso, y sabemos que es un peligro real, que además tendrá probables consecuencias, también influye, que se trata de una situación a la cual nunca nos habíamos enfrentado, que nos tomó por sorpresa, esta situación genera ansiedad y estrés también en los peques.

Es muy importante que los adultos, hoy más que nunca, tengan mucha paciencia y comprensión, deben tratar de guardar la calma, brindarles apoyo, ser sus guías, de ello dependerá, que en el futuro, los peques no sufran consecuencias psicológicas.

 

¿CÓMO PUEDEN LOS PADRES AYUDAR A LOS PEQUES A AFRONTAR SU ANSIEDAD?

Es importante que los padres se presenten como ejemplo para los peques, gestionando lo mejor posible los estados de ansiedad y periodos de estrés.

Es muy importante, involucrar a los niños, para que participen en la resolución de problemas cotidianos familiares, se les debe escuchar y valorar sus opiniones, también se debe respetar el ritmo del niño, sin hacer comparaciones con sus hermanos y amigos, no utilices el castigo, mejor durante esta etapa es utilizar los refuerzos positivos.

Se debe hablar con los niños, escucharlos, preguntar cuáles son sus miedos, sus preocupaciones, trata de hacerlo en un espacio tranquilo donde pueda relajarse.

Pueden explicarles qué es la ansiedad, por supuesto con un lenguaje acorde a la edad. Contarles que es lógico lo que están sintiendo y ayudarles a gestionar, ahora que podemos huir de las prisas, hacerles juegos, tratar de que lleven una alimentación adecuada, enseñarlos a hacer ejercicios de respiración, motivarlos a que escuchen la música que les gusta , leerles cuentos, jugar en familia. Dosificar las noticias sobre el tema del coronavirus, mantener rutinas familiares, además de una buena higiene corporal y de sueño.

¿CÓMO PUEDEN EXPLICAR LOS PADRES ESTA CRISIS A LOS PEQUES?

Los padres deben evitar que los peques escuchen detalles escabrosos o enumerar los fallecidos día a día, no se trata de sobreprotección, sino de sentido común. Con los adolescentes, que se enteran de todo, comentar las noticias, ponerles ejemplos reales, como el que China ya está saliendo de la crisis, por lo cual nosotros también lo lograremos. Explicarles las ventajas que esta crisis puede traerles, por ejemplo, que servirá para ponerse al día con sus estudios o que está reduciendo la contaminación o que no han de levantarse a las 7 de la mañana durante unos día. No ponernos en modo de ceguera del pensamiento positivo, pero conviene hablarles de algunos aspectos buenos de esta situación excepcional.

 

Mayo 2020


María del Carmen Álvarez
Consultora Inmobiliaria
Psicóloga